La importancia de una iluminación correcta en la oficina

/
5 noviembre, 2018

Los humanos procesamos casi toda la información de manera visual, y eso ha hecho que la iluminación dentro de una oficina sea parte primordial para la ergonomía del espacio de trabajo. La luz no solo influye en la captación de información, sino que afecta al bienestar personal y la salud de la gente, teniendo impacto positivo en la motivación y rendimiento (e igual, puede tener efectos negativos, si se es más aplicada).

La luz tiene distintas funiones en la salud y trabajo integral de las personas dentro de una habitación, ya que no solo sirve de apoyo visual, sino en la valoración de la información, los efectos psico-emocionales y psico-biológicos. Por lo tanto, al momento de elegir accesorios de oficina deben elegirse los adecuados para el tipo de habitación que se tendrá

Aquí te daremos algunas recomendaciones para una iluminación adecuada en la oficina y el espacio de trabajo:

  1. La iluminación en el lugar de trabajo deberá ser flexible y ahorradora de energía. Ha de existir un equilibrio entre las fuentes de luz natural y artificial, así como directas en indirectas. La luz natural ayuda en aspectos emocionales y biológicos, mientras que una buena luz artificial, puede mejorar el proceso de información.
  2. Una buena combinación de distintas lámparas y focos, que permitan una buena iluminación individual para cada trabajador en cada habitación, y para la vista general.
  3. Elegir tipo y potencia de iluminiación. Se habrá de definir el tipo de luz (cálida o fría) necesaria para cada tarea y actividad dentro de la oficina. Por ejemplo, si se trabaja con planos o diseños, una luz blanca y brillante, permite una mejor noción de los detalles; mientras que si son actividades relacionadas con la computación o con uso constante de computadoras, una luz cálida dará a los trabajadores una sensación de confort y mayor concentración.

Un nivel de luz correcto en la oficina evita el cansancio y la desconcentración; aumenta el rendimiento visual, hace fluir mejor los procesos de información y mejora el estado de ánimo.